Reputación

Cuando se habla de marca personal, se habla de la imagen que dejas o que quieres dejar en las personas que te rodean, bien a nivel personal, bien a nivel profesional.

A veces hay gente que comenta que la exposición a las redes sociales e Internet hace que te puedan difamar o que salgan a relucir tus fracasos. O peor, como un familiar que le andan suplantando la identidad en las redes sociales…

Andrés Perez, sugiere que como eso no se puede evitar lo que se puede hacer es enterrarlo, es decir generar más información positiva que acaba ocultando en los buscadores la información que te puede perjudicar. Esto puede ser una estrategia válida, pero creo que puede llegar a ser costosa.

Lo que si estoy de acuerdo con Andrés es en que lo fundamental para una marca personal es la fiabilidad. Es decir, una persona (marca personal) puede equivocarse, pero nunca mentir. Si te pillan mintiendo se acabó tu reputación.

Hay personas que son maestras en la manipulación, y conozco algunas, pero casi siempre acaban siendo descubiertas y su carrera profesional empieza a verse comprometida.

Yo siempre he procurado trabajar con dos criterios, y no creo que me haya ido mal: honestidad y no metiéndome en lo que no me llaman, es decir, conociendo lo que se me da bien y lo que no y lo que me gusta y lo que no. (Lo malo es que a veces no te metes sino que te meten…)

Eso no significa que no me he equivocado nunca. Este sector de la informática es bastante peliagudo, porque hay muchas variables que no puedes controlar, con lo que a veces incluso con la mejor de las preparaciones las cosas no salen bien. A mi eso no me obsesiona. Intento que las cosas salgan bien, porque es bueno para mi, pero como ya estoy curado de espanto, por sitios que aunque he puesto todo mi empeño las cosas no han salido bien, lo que hago es relativizarlo. Procuro ser autocrítico y tener la conciencia tranquila con mi trabajo.

Como me comentó un antiguo jefe, su médico le dijo que había aprendido medicina matando a unos cuantos… en la guerra civil, porque había muy pocos medios.

Otra de las cosas que he aprendido es que es imposible contentar a todo el mundo, da igual lo que hagas, siempre habrá alguien al que le parezca mal lo que haces. Es como en una charla sobre seguridad e higiene en el trabajo a la que asistí, en la que el ponente nos comentó que se habían hecho estudios sobre la temperatura del aire acondicionado y daba igual que temperatura pusieses, siempre había un 10% de gente que no estaba a gusto.

Lo que si es importante es que si quieres ser la opción preferente la gente te vea como alguien fiable.

Deja un comentario