Que le pido a un control de versiones: Sencillez

Hasta ahora todos los requisitos que le pedía a un control de versiones eran de índole técnico. Pero hay una, quizá la más importante y subjetiva: la sencillez (de la que ya he hablado otras veces)

Por muchas características técnicas que pueda tener un control de versiones si los compañeros no lo entienden y lo usan mal, no vale para gran cosa.

Siempre cuento la misma anécdota. Hace ya tiempo jugué a un juego de carreras de coches, alguna versión del need for speed, no recuerdo cual. La cuestión es que de todos los coches que había para correr, siempre hacia los mejores tiempo con el que sobre el papel era el peor, simplemente porque era el más sencillo de conducir e iba más tiempo por el asfalto que por fuera, como me pasaba con el resto de coches.

El problema a la hora de valorar la sencillez es que es lo más subjetivo de todo. Si estás acostumbrado a CVS/SVN el paso a Git es relativamente asumible, pero por ejemplo el paso al Rational Team Concert puede ser más complejo, ya que no tiene como tal ramas, por ejemplo.

En ese aspecto si se quiere migrar de control de versiones o implantarlo por primera vez se debe valorar si las funcionalidades que te aporta el control de versiones compensa la dificultad de uso.

Así que en este apartado no voy a dar ningún ranking de cuales creo que sean mejores o peores, porque depende de la experiencia de las personas que lo van a usar.

Deja un comentario