Mal Community Manager

Si atendemos a la filosofía de la marca personal que propugna que cada persona se plantee como una empresa, el CEO ha puesto las pilas al Community Manager por la errática presencia en Internet de la empresa. 🙂

Me recuerda a un profesor de física que tuve en el colegio, que nos dijo una vez: «Ayer por la tarde se ha reunido el departamento de física y hemos decidido, es decir me reuní conmigo mismo y decidí que…»

Este dominio existe desde el año 2001, concretamente el 8 de Agosto. En aquella época si buscabas en google por mi nombre solo tenía que competir con Iñigo Montoya, el personaje de la película La princesa prometida. Así que era fácil.

Hoy día ya no aparezco el primero en Google, aparecen entradas de LinkedIn, un tocayo que ha fundado una empresa y tiene miles de seguidores, un centro podológico en el pueblo de al lado, etc. Menos mal que en Yahoo y Bing si aparece el dominio el primero.

Es normal, la web lleva más de 10 años sin actualizarse. Además es una redirección, el contenido no está directamente en el dominio, sino que ha estado en una URL de mi proveedor de ADSL y últimamente alojado en mi casa, en una RaspberryPi. Que para redondear las cosas en la última actualización del Software ha cambiado la URL externa (tiene un servicio parecido al DynDNS).

Además el Blog no estaba con mi nombre, sino con el de Olmito (tuve un olmo bonsai), así que el poco contenido nuevo que generaba no se asociaba con mi nombre. (Que épocas en las que todavía nos preocupaba la privacidad en Internet)

Así que me he tenido que poner la gorra de Community Manager y poner al día mi presencia en Internet. Afortunadamente las cosas importantes como el dominio y el nombre en Twitter son de mi propiedad.

He redirigido el dominio al blog, dejando en un segundo lugar las versiones anteriores del web, que siguen albergadas en la RaspberryPi de mi casa. También he empezado a darle un aspecto y contenido más cuidado al blog, antes era un mero contenedor de ideas u opiniones sin una estructura y objetivo concreto y con look por defecto.

Es cierto que ya es habitual el ir a google, linkedin y facebook a buscar información sobre alguien que has conocido y que el curriculum como presentación en papel de una persona ha dejado de tener tanta importancia. Pero cuando la gente que propugna la marca personal dice que el curriculum en papel ya no vale para casi nada, que muchos reclutadores lo que hacen es buscar por Internet y ese es tu curriculum real, lo que no se dan cuenta es que es fácil si eres alguien con miles de seguidores, o que estás generando contenido muy a menudo, o tienes un nombre no muy común. Pero no es tan sencillo para un profesional por cuenta ajena.

Espero que os guste el nuevo tema del blog.

Deja un comentario