Levanta la mano y pide ayuda

Hay un concepto que es primordial, tanto en tu profesión, como en la vida misma: Cumplir los compromisos

Si no cumples corres el riesgo de que te consideren poco fiable y eso es algo que no es para nada interesante.

Cuando quieres industrializar el desarrollo de software no siempre es fácil de cumplir los compromisos, ya que dependes, de muchos factores que escapan de tu control.

Hoy quiero hablar de uno de los elementos más determinantes, los compañeros, el equipo de trabajo. Con suerte compañeros con experiencia que saben como funciona el negocio y otras veces compañeros con poca experiencia.

Creo que es importante insistir a los compañeros con menos experiencia lo importante que es el hecho de cumplir los compromisos. Y que cumplir el compromiso global de entregar la aplicación se basa en el cumplimiento de todos los pequeños compromisos de cada una de las pequeñas tareas que se van encomendando.

Cuando se acerca tu jefe y te indica que tienes que realizar tal mantenimiento para tal fecha y dices «vale» o simplemente no dices nada, has contraído un compromiso. Puedes tener suerte y que tu jefe esté sentado cerca tuyo y tenga pocas personas bajo su responsabilidad y pueda estar haciendo un seguimiento cercano, para ver que tal vas. Pero puede ser que no sea el caso y no pueda estar (o no quiera) como una madre preocupándose de todo. Pero esta situación no hace que los compromisos desaparezcan, siguen ahí.

Yo he estado en ambas situaciones, siendo responsable de un grupo de gente y poder dedicar tiempo al seguimiento y en otras ocasiones no pudiéndoles dedicar tiempo a ese seguimiento.

En estas ocasiones de falta de dedicación aplico un criterio que me comentó un antiguo jefe: «Mientras no digas lo contrario asumo que todo va conforme al plan y si tienes algún problema levanta la mano y se te ayudará».

Concepto simple, pero ¡que difícil es de llevar a la práctica!. Con suerte te encuentras con compañeros que te avisan justo el día de entrega, cuando ya no tienes margen de maniobra. Sin suerte, tienes que ir tu a preguntar: oye esto que tenias que acabar hace dos días está acabado?

Yo por lo menos nunca me he enfadado con alguien que se ha encontrado con dificultades y ha pedido ayuda cuando ha notado que se atascaba. Otra cosa es que igual no se le ha podido ayudar. Pero si que me molesta mucho los que incumplen sus compromisos y no alertan, porque afectan al cumplimiento de los objetivos del proyecto.

Hay un colateral al tema de levantar la mano y pedir ayuda, y es cuando la gente recurre muy alegremente a pedir ayuda. Hay que tener en cuenta el hecho de que alguien te ayude significa que sumas más horas a la tarea, las tuyas y las de quien te ayuda, y aunque cumplas el plazo no cumples el coste. Y el compañero que te ayuda también tiene compromisos que cumplir y te está dedicando su tiempo.

Es difícil dar una regla de cuando levantar la mano y cuando seguir intentándolo por tus propios medios. Solo dos reflexiones. El plazo de entrega hay que cumplirlo, si ves que no vas a llegar, levanta la mano. A más levantes la mano más van a pensar que no vales para hacer ese trabajo… tu mismo.

Deja un comentario