La importancia de los peones

Recuerdo una vez que un compañero de la universidad, que venia de la FP, me comentó que un profesor suyo les decía que por mucho arquitecto que tengas si no hay un peón que ponga un ladrillo detrás de otro el edificio no se levanta.

Este sector de la informática es un poco puñetero porque hay escasez de profesionales y los proyectos cada vez son más grandes y críticos, porque la informática cada vez está más introducida en nuestro trabajo y en nuestra vida.

He tenido compañeros de trabajo que cuando las cosas se ponían crudas, porque no se llegaba a los plazos, o la calidad no era la suficiente, comentaban que se debería contratar gente buena.

Esto aunque de primeras pueda parecer fácil, es algo no tan sencillo, por una serie de motivos:

Adecuación:

Creo que la mejor forma de explicar el tema de la adecuación es con una anécdota de la que yo fue protagonista sin saberlo, de hecho me enteré a posteriori. Un compañero de trabajo le hizo un planteamiento de este tipo a nuestro jefe: «Si Iñigo te saca las cosas adelante, porque no contratas a más como el» a lo que nuestro jefe le contestó que podría hacerlo y tener a dos más como yo, pero que no tenia trabajo de suficiente nivel para 3, así que tendría que ponernos a hacer otras cosas y al final nos aburriríamos y nos acabaríamos marchando.

No se yo si hay mucho arquitecto que se sintiese realizado poniendo ladrillos…

Es difícil encontrar gente:

En este sector es complicado encontrar gente, ya no buena, simplemente gente válida, así que como para poder fichar a mucha gente que marque diferencias.

Me entristece cuando ves a compañeros criticar a otros sin tener en cuenta las condiciones en las que realizan su trabajo. Puedes tener compañeros más o menos torpes, pero normalmente también hay trabajo para ellos. La principal cuestión, no olvidemos que estamos hablando de trabajo, es si son o no rentables.

La conclusión, en mi punto de vista, es que hay que valorar a todos los profesionales, tanto si son los jefes de proyecto como si son el becario recién llegado. Cada uno tiene sus responsabilidades y hay que valorarles conforme a como las cumplan y las condiciones en que lo han tenido que realizar.

Hay otra derivada de esta situación, que es la de cuando tienen que poner a compañeros a hacer tareas no porque estén capacitados sino porque no tienen a nadie mejor, pero eso es materia para otra entrada.

Deja un comentario