En tu repositorio o en el mio

Esta no es una entrada de la línea de que le pido a un repositorio de código, porque no siempre es un requisito el disponer de un repositorio de código distribuido.

Pero si que es cierto que alguna vez he estado en discusiones con los clientes en las que ha salido el tema de que repositorio utilizar, si el del cliente o el del proveedor. Es una decisión un poco estéril ya que el cliente puede imponerte entregar el producto que ha comprado en su repositorio, y tampoco tiene normalmente potestad para prohibirte el utilizar tu propio repositorio.

El problema suele venir por el hecho de que muchas veces la conexión con tu cliente se hace por medios no transparentes, es decir mediante VPN o similares, que hacen que el trabajar contra la infraestructura del cliente sea algo engorroso.

Aparte hay que tener en cuenta que aunque la propiedad intelectual del producto construido sea del cliente normalmente las empresas suelen querer tener una copia del trabajo realizado, simplemente para en caso de reclamación poder demostrar si ha habido o no modificaciones ajenas al desarrollo realizado.

En estos casos el utilizar un repositorio distribuido como es el caso del Git aporta bastantes ventajas, ya que permite diluir esa discusión de si utilizar el repositorio del cliente o el del proveedor. Puedes utilizar el de tu empresa y luego empujar los cambios al del cliente.

Deja un comentario