BYOD (Bring Your Own Device) y la Industrialización del Software

Existe un concepto que se ha puesto últimamente muy de moda y que tiene relación con la industrialización del desarrollo de software. Este concepto es el BYOD (Bring Your Own Device).

Soy de los que piensa que una de las mejores formas de ser eficiente es no reinventar la rueda. Muy en la línea de los métodos Lean. Así que no soy muy partidario de esta forma de trabajar, por una serie de motivos.

Costes ocultos

Uno de los principales motivos que pueden plantearse a la hora de optar por el BYOD es el ahorro de costos por parte de la empresa, ya que no gastaría en portátiles, móviles, etc. Pero hay que considerar también otros costes más ocultos.

Una de las formas de ahorrar costos es no reinventar la rueda, es decir aprovecharse del trabajo realizado. Si se permite que cada persona traiga su dispositivo, nadie asegura que ese dispositivo tenga unas características comunes. Es decir, podemos encontrarnos con, por ejemplo, Windows, Linux con sus diferentes sabores, o Mac. Esto obligaría a la empresa a buscar soluciones para cada sistema, o bien dejar que cada persona se busque su solución. Hay que tener en cuenta que no todas las personas tienen el nivel suficiente para poder buscar soluciones a cada problemática. Y no se puede garantizar que no gasten tiempo de trabajo en «reinventar la rueda».

Políticas y herramientas corporativas

Hay ciertas políticas corporativas, como por ejemplo el tener un antivirus, o un determinado servidor de correo, que pueden verse afectadas por esta medida. Se plantea la problemática de si  la empresa va a obligar, ya no solo a tener un dispositivo, sino a tener determinado software, que puede ser de pago.

Hay ciertas herramientas necesarias para realizar el trabajo, como por ejemplo tener una determinada versión de Access. Se plantea una problemática con respecto a quien debe sufragar ese coste, si lo sufraga la empresa, la licencia se la quedaría el ordenador del trabajador.

Otros problemas

Incomodidades. El hecho de utilizar un dispositivo personal tanto para el trabajo como para la vida privada implica que habría que andar llevando el dispositivo todos los días del trabajo a casa y de casa al trabajo, lo cual es una incomodidad.

En caso de que un dispositivo se estropee se plantea la duda de quien sería el responsable de disponer de un dispositivo de substitución.

Se plantea dudas sobre la responsabilidad de los dispositivos, es decir si por ejemplo entran a robar en las dependencias de la empresa y substraen un dispositivo personal, quien asume el coste de la reposición?

Beneficio para los trabajadores

Si considero que puede ser un beneficio para los trabajadores el que la empresa proporcione la posibilidad de adquirir dispositivos con márgenes más ajustados que los disponibles en el mercado minorista.

Es un beneficio mutuo, ya que una parte consigue vender más productos y mejorar la posición con sus distribuidores y otro saca un producto a un mejor precio.

Esta es una práctica relativamente habitual en las empresas de este sector, por lo menos en las de no mucho tamaño.

Deja un comentario