Atar en corto a los compañeros o no…

Uno de los principales factores para que un proyecto vaya bien es el factor humano. La industrialización del desarrollo de software se puede apoyar en herramientas y procedimiento o normativas, pero al final lo que marca la diferencia es la gente.

Hay metodologías como el scrum que propugnan el crear equipos pequeños y darles libertad, pero anteponen una condición que me parece sustancial: ten gente buena.

Ahí es donde creo que radica la cuestión. Si tienes gente buena las cosas suelen salir bien sin mucho esfuerzo, sino es mucho más complicado. El problema es que normalmente todo el mundo cree que es buena en lo suyo. Otra cosa es que lo sea.

Soy un ferviente defensor del dar libertad a los compañeros, pero con criterio. Es decir, dar el grado de libertad que cada uno pueda asumir sin pegarse un batacazo grande. Pequeños sustillos controlados no está mal que se lleve la gente, así ven donde están sus límites y van ampliando progresivamente su zona de confort.

Yo he estado en creo que casi todas las situaciones. Tanto en las de dar libertad a compañeros bajo mi responsabilidad, tanto compañeros competentes como no competentes. Y por supuesto he tenido jefes que me han dado más o menos libertad.

Alguno no sabia delegar y te daba muy poca cuerda y otros si que sabían delegar y valoraban bien las posibilidades que les podía aportar, así que lo único que hacían era supervisar que no me pegase un castañazo muy grande. También tuve un jefe que tenia un curioso concepto de lo que era un pequeño sustillo… mejor no pensar que sería para el un gran susto…

Deja un comentario